IMG_7809
Publicado el 5 junio, 2013 · en General

Los profesionales de los Departamentos de Torrevieja y del Vinalopó han celebrado el Día Nacional del Donante de Órganos mediante la colocación de mesas informativas, facilitando a los asistentes información acerca de la importancia que representa la donación de órganos para mejorar la calidad de vida de otras personas cuyas vidas penden de la recepción de un órgano.

A lo largo de la mañana, los asistentes interesados han podido obtener la tarjeta del donante, así como información sobre el proceso que ha de seguir el paciente para ser donante y las decisiones que han de tomar los familiares de las personas que han fallecido. La tarjeta del donante también puede solicitarse en la Organización Nacional de Trasplantes, en la coodinación de trasplantes de los hospitales, en las oficinas autonómicas de trasplantes, farmacias, asociaiones de enfermos y centros de salud.

Las mesas informativas han estado coordinadas por profesionales voluntarios de ambos departamentos, así como por pacientes que en su día recibieron un órgano que les permitió continuar viviendo y por representantes de colectivos y asociaiones de enfermos que, de igual modo, trabajan día a día por transmitir la importancia de este gesto altruista capaz de cambiar la vida de muchas personas.

El Día Nacional del Donante de Órganos se celebra cada año el primer miércoles del mes de junio con el objetivo de homenajear a todas aquellas personas, organizaciones e instituciones que muestran día a día su compromiso con la donación de órganos.

Cualquier persona puede hacerse donante de órganos rellenando una tarjeta de donante que tiene como objetivo hacer constantar la decisión de uno mismo acerca de la voluntariedad de donar sus órganos tras el fallecimiento. Así, los profesionales recomiendan que lo más importante es que, si estamos convencidos en ser donantes de órganos, lo trasmitamos a nuestros familiares y allegados, ya que serán ellos quiénes se encarguen de dar a conocer la voluntariedad del paciente una vez que éste haya fallecido.

Si bien es cierto que cualquier persona puede ser donante de órganos y no existen límites de edad, debemos tener en cuenta una serie de factores que limitarían estas posibilidades. El fallecido debe ser por muerte encefálica (ausencia de actividad cerebral) o fallecimiento por parada cardiorespiratoria presencial (donante en asistolia). De mismo modo, existentes contraindicaciones absolutas que impedirían a un paciente donar sus órganos en caso de neoplasia actual o parada, VIH positio por factores de riesgo para VIH, sepsis grave con fallo multiorgánico, arterioesclerosis severa o enfermedad Creutzfeldt-Jakob.

Un donante de órganos puede donar en vida riñón, pulmón y segmentos hepáticos, médula ósea, sangre del cordón umbilical y progenitores hematopoyéticos. Por su parte, el donante  cadáver puede donar también hígado, corazón, páncreas e intestinos, córneas, huesos, válvulas cardíacas y piel.