Radiología | Radiología Archives - Hospital de Vinalopó Radiología Archives - Hospital de Vinalopó

Medicina Nuclear

El Hospital del Vinalopó incorpora un tratamiento para el cáncer de hígado único en la provincia.

Realizando un diagnóstico en el Hospital del Vinalopó

Los servicios de Diagnóstico por Imagen y Medicina Nuclear del Hospital Universitario del Vinalopó han incorporado recientemente la Radioembolización, un tratamiento novedoso para los tumores hepáticos no operables, tanto primarios como secundarios.

Para realizar este tratamiento se requiere de equipamiento complejo, con tecnología de última generación en Medicina Nuclear y Radiología Vascular. El Hospital del Vinalopó, primer centro de la provincia de Alicante que lleva a cabo esta práctica, cuenta con un equipo multidisciplinar integrado que se reúne semanalmente para evaluar a los pacientes oncológicos. Este equipo trabaja de forma coordinada para llevar a cabo la intervención y de esta forma han tratado con éxito varios pacientes con tumores hepáticos de diferente etiología.

Este tratamiento está indicado en el hepatocarcinoma, metástasis hepáticas de cáncer de colon, de mama y de tumores neuroendocrinos, entre otros. Cada paciente debe ser evaluado individualmente por un comité multidisciplinar para poder ofrecer la mejor opción terapéutica en cada caso particular.

El objetivo de este tratamiento es frenar el crecimiento de la enfermedad y mejorar o mantener la calidad de vida, lo que se consigue en la mayoría de las veces. Además, al reducir el tamaño del tumor, en algunos casos, permite extirpar el o los tumores mediante cirugía.

“Los resultados dependen fundamentalmente del estado general que presenta el paciente y del tipo de tumor. En general se puede afirmar que en pacientes con hepatocarcinoma se espera una respuesta en el 80% de los casos. También se ha visto que el 30% de los pacientes tratados mediante radioembolización se convierten en quirúrgicos”. Dra. Moya García, Jefa del Servicio de Diagnóstico por Imagen.

El hígado es asiento frecuente de una gran variedad de tumores, tanto primarios, originados en el hígado, como secundarios o metastásicos, cuyo tumor primario se encuentra a distancia, frecuentemente en el colon pero también en otras regiones. Para los tumores hepáticos el mejor tratamiento y el único potencialmente curativo es la cirugía, pero lamentablemente esta se puede aplicar en un pequeño grupo de pacientes debido a la extensión del tumor o a otras situaciones que contraindican la cirugía.

Para estos pacientes existen otras alternativas terapéuticas que tienen como objetivo convertir en quirúrgicos pacientes que inicialmente no lo eran o aumentar la expectativa y la calidad de vida de estos pacientes. Dentro de estos tratamientos se encuentra la quimioterapia sistémica, la radioterapia externa, la quimioembolización y las terapias de ablación por medios físicos como la radiofrecuencia y el microondas.

El objetivo de esta novedosa técnica es la administración de radiación directamente dentro del tumor, respetando el hígado sano. Esta radiación la emiten unas pequeñas esferas radiactivas de tamaño microscópico que van cargadas de Ytrio-90, el elemento emisor de radiación.

“Las microesferas se inyectan, a través de un catéter, en la arteria hepática que irrigan los tumores para ser arrastrados por el flujo de sangre y alojarse en ellos. Las micropartículas atrapadas en los capilares tumorales comienzan a emitir la radiación que lesiona lentamente los tumores. Se trata de un tratamiento complejo en cuyo diseño participan especialistas de Oncología, Hepatología, Cirugía, Radiología y Medicina Nuclear” Dr. Román Rostagno, Radiólogo Vascular Intervencionista.

Por su parte, el Dr. González Cabezas, responsable de la Unidad de Medicina Nuclear, apunta que “tras la inyección de estas microesferas  se realiza un estudio con PET-TAC con 90-Y y  Gammagrafía de Bremsstrahlung para valorar los resultados inmediatos del procedimiento”.

El Dr. Román Rostagno

Un procedimiento minucioso en dos etapas

La técnica consiste en inyectar las pequeñas esferas cargadas con el isótopo radiactivo en la arteria hepática, desde donde se dirigen preferentemente a la lesión tumoral. Allí quedan alojadas y emiten radiación, dañando a las células tumorales.

El procedimiento se lleva a cabo en dos etapas, en la primera se identifican los vasos que irrigan el tumor y se realiza un simulacro de tratamiento con esferas similares no cargadas con radiación. El objetivo es observar su comportamiento y asegurarse de que no se alojan en otros órganos donde pudieran causar daños. Esta fase sirve también para calcular la dosis de radiación que se utilizará.

Unas semanas después se realiza el tratamiento. Consiste en la inyección de microesferas cargadas con la dosis de radiación calculada, en la arteria previamente identificada. Una vez que estas se alojan en el tejido tumoral, van dañándolo al emitir radiación.

Ambas etapas, el simulacro y el tratamiento, se realizan de forma ambulante o requieren un ingreso de 24 horas. Además, en general, no produce más efectos secundarios que cierto dolor tras el procedimiento y, a veces, algo de cansancio o falta de apetito en las semanas posteriores. Estas reacciones adversas se controlan con medicación.

 

 

 

El Hospital del Vinalopó realiza más de 500.000 pruebas radiológicas.

02

El Servicio de Radiología del Hospital del Vinalopó ha realizado más de 500.000 pruebas radiológicas desde la puesta en marcha del centro en junio de 2010. Los profesionales del servicio han valorado muy positivamente este dato, ya que volumen creciente de actividad ha permitido llevar a cabo un diagnóstico más rápido y preciso de las patologías, ofreciendo una valoración más temprana de los pacientes de cara a su tratamiento.

Entre el balance de actividad de este servicio destacan cifras como las más de 250.000 pruebas de radiología simple, 52.500 ecografías, más de 100.000 radiografías de tórax, 25.500 resonancias magnéticas o 35.500 Tomografías Axiales Computerizadas (TAC). La realización de estas pruebas representa el principal volumen de actividad para el servicio y permiten la identificación de la patología del paciente y posterior diagnóstico médico.

Por otro lado, el área de Diagnóstico por Imagen ha efectuado hasta la fecha más de 14.000 densitometrías, orientadas a las medición de la pérdida ósea, y cerca de 12.500 ortopantomografías, técnica radiológica que permite obtener una imagen general de los maxilares, la mandíbula y los dientes, y que, por lo tanto, es de primordial utilidad en el área maxilofacial.

Otro dato interesante lo representan las 13.600 mamografías realizadas hasta la fecha en las instalaciones del Hospital. La tecnología digital disponible en el centro ilicitano permite la evaluación de mamas de una manera rápida y certera, reduciendo el número de repeticiones de estudios y el tiempo de realización de los mismos.

Además, desde la puesta en marcha del Hospital se han realizado más de 750 pruebas de hemodinámica, consistentes en el estudio anatómico y funcional del corazón mediante la introducción de catéteres finos a través de las arterias y venas de la ingle o del brazo. Esta técnica conocida como cateterismo cardíaco permite conocer con exactitud el estado de las arterias del corazón. Sin lugar a dudas, la naturaleza diagnóstica que entraña la realización de estas pruebas permite un diagnóstico certero de la patología cardíaca que sufre el paciente y, por ende, favorece un tratamiento temprano.

Las 360 pruebas de intervencionismo avanzado y las 380 pruebas de intervencionismo vascular son también buena muestra del nivel de actividad y de complejidad que el área de Diagnóstico por Imagen viene desarrollando desde sus comienzos.

 

Sobre el servicio de radiología

El área de Diagnóstico por la Imagen, que cuenta con casi 3.000 metros cuadrados de superficie, dispone de equipos digitales de última generación que permiten reducir los tiempos de realización de las pruebas y mejorar en eficiencia y en precisión. El Hospital del Vinalopó apostó por tecnología Philips, empresa líder mundial en Bienestar y Cuidado de la Salud, que ofrece los aparatos clínicos más modernos del mercado.

Entre la dotación técnica destacan los equipos de radiología convencional, resonancia magnética, densitómetro, telemando, ortopantomógrafo ,TAC y una de las salas de radiología vascular más modernas de la provincia. Además, en el área de Medicina Nuclear, el centro ilicitano cuenta con gammacámara y PET-TAC, un aparato que combina la medicina nuclear con rayos X y que permite un diagnóstico más preciso y precoz de la enfermedad del cáncer. El Hospital del Vinalopó es el único hospital público de la provincia de Alicante con esta tecnología.

El Hospital cuenta con un área de radiología completamente digitalizada, hecho que redunda en un mejor diagnóstico, entre otras ventajas. Además, Vinalopó Salud dispone de un sistema informático que permite a los especialistas consultar las pruebas a pacientes en formato digital a través de la red interna del Departamento. El propio facultativo puede consultar una prueba diagnóstica de forma inmediata en la pantalla de su ordenador.